La línea de comandos, útil pero no siempre necesaria



Hace unas semanas, Adrián Perales publicaba un artículo en su blog llamado “El excesivo amor por el terminal” y dentro del texto realizaba un planteo muy interesante:

En mi día a día no necesito para nada el terminal, y lo mismo puede ocurrirle a cualquier novato que instale una distribución sencilla

Y si a esto le agregamos todos los comentarios en su entrada y en algunas redes sociales realmente me puso a pensar en el tema y darle vueltas un rato para terminar llegando a la misma conclusión que él.

Antes que nada, debo aclarar que la terminal es una parte inherente de distros GNU/Linux y que es fundamental para todo aquél que realmente desea trabajar o configurar a fondo el sistema operativo. Es impensable administrar un servidor sin la terminal. Del mismo modo, querer instalar programas fuera de repositorios compilándolos es imposible sin caer en la hermosa línea de comandos.

Pero el punto esencial de la idea es el concepto de «novato». O como prefiero plantearlo yo: «usuario normal o estándar», al cual lo podemos definir como:

Usuario promedio con bajo/medio nivel de conocimientos informáticos.
Usuario cuya PC es una herramienta para un fin y no un fin en sí mismo.

Dicho en otras palabras, es aquel que se sienta frente a la computadora porque desea realizar una tarea concreta, sin importar si es jugar un juego, navegar en la web o escribir un texto. Que actualiza la PC, porque le sale una notificación avisando que tiene que hacerlo y porque lo necesite o desea hacerlo.

Es un usuario  que tal vez instale el sistema operativo él mismo pero lo más probable es que le den la computadora con el sistema instalado de antemano. Y no tendrá que preocuparse por los conflictos de hardware, no buscará instalar programas especiales ni nada muy particular.

Este usuario posiblemente jamás vea la terminal, y no sufrirá por eso.
¿Le haría más sencilla algunas tareas usarla? Posiblemente. ¿Necesita usarla? No, realmente no lo necesita.


A todos se nos pueden ocurrir algún ejemplo de esto, pero tengo uno en particular. Hace un año y medio más o menos, a mi hermano menor de 10 años le dí una laptop con Fedora y Gnome preinstalados, con algunos juegos, libreoffice para escribir, canciones, películas y obviamente un navegador. Hoy en día puede grabar dvd's, cd, copiar archivos a usb, entre muchas otras cosas, y jamás me ha preguntado si quiera sobre la terminal, o comandos, por esto y más también quise compartir la misma idea de que la terminal no es necesaria para usuario novatos o que se estén iniciando con GNU/Linux.

Sin embargo, para la mayoría de los que estamos en el mundo del desarrollo, programación, etc., la terminal es fundamental,  y tendemos a pensar que es lo mismo para el resto de usuarios, pero no siempre es así.

Ustedes que opinan, ¿Es necesaria la terminal?

Comentarios:

@